Saltar al contenido

Un viaje al pasado de las cofradías de Castilblanco

La Dolorosa con Jesucristo. Fuente: Pixabay

Gracias al trabajo de Julián Hontanilla, historiador de profesión y vecino de Castilblanco, la historia de nuestro pueblo goza de una buena salud.

Sus libros son una suerte de viaje al pasado a través del cual podemos entender el presente. La buena relación con nuestros vecinos de Valdecaballeros y Alía se entiende mejor si sabemos que la fundación de nuestros pueblos se desarrolló de manera conjunta a partir de la formación de la Dehesa de los Guadalupes.

Pero de eso ya hablaremos en otro momento. Las cofradías a día de hoy tienen un impacto importante en la actividad de nuestro pueblo, sobre todo en la materia religiosa. Cada una de ellas tiene un culto concreto y una fiesta litúrgica que atender. Algunas de ellas como la de las Candelas y la de San Matías destacan también por la importancia de la gastronomía en sus festejos, con el sorteo del al rosca de candelilla en la primera y las redomas en la segunda.

En los siglos XVII Y XVIII existieron diferentes cofradías en Castilblanco. El Archivo de Arzobispado de Toledo alberga documentación original de las ordenanzas de las cofradías de El Santísimo Sacramento (1924), San Cristóbal (1625), San Eleuterio (1628), Dulce Nombre de Jesús (1656) y Benditas Ánimas y Cuarenta Horas (1790).

Estas cofradías distan mucho de las actuales, ya que en un primer momento estaban prohibidos las festejos y todo tipo de banquete ostentoso asociado. Para las cofradías era importante cumplir con obligaciones importantes como: asistir a los enfermos, abrir la fosa para el entierro de los fallecidos y asistir a los entierros. Era común la solidaridad entre cofrades y también con los pobres del hospital del pueblo. Los miembros de las cofradías debían asistir a los actos religiosos de su cofradía. Si no era así, el absentismo se castigaba con una multa económica y la entrega de cera para los cirios.

En el Archivo de Arzobispado de Toledo no hay documentación relativa a las ordenanzas de la cofradía de San Matías. No obstante, la devoción a San Matías existe desde hace varios siglos, y no solo en Castilblanco, sino en varios pueblos colindantes. La referencia más antigua a esta cofradía se recoge en las Relaciones Histórico Geográficas de Felipe II, de 9 de abril de 1576. Al santo se le atribuye un don milagroso para curar las fiebres comunes entre la población.

BIBLIOGRAFÍA:

Hontanilla Cendrero, Julián. (2006) Resumen de la historia de la Villa de Castilblanco.

Hontanilla Cendrero, Julián. Cofradía de San Matías.

Categorías

Cultura

Etiquetas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: